Efecto triboeléctrico.

En nuestro día a día nos topamos con multitud de fenómenos y siempre nos asalta alguna que otra pregunta del por qué y cómo puede ser posible. No obstante, la respuesta a estos la tenemos en nuestra mente y, aún así, no somo capaces de descifrarla pues no hemos comprendido y razonado tantos conceptos académicos. Pero existe una realidad y esta es que cualquier acontecimiento es explicable en los límites de los conocimientos actuales o de los que vendrán a añadírseles, con la importante condición de que se afronte con la debida actitud mental 

La chispa eléctrica que se produce entre nuestros dedos.

En alguna que otra ocasión, a todos nos ha dado una pequeña descarga cuando nos encontrábamos cerrando la puerta del coche, e incluso, con una vistosa chispa eléctrica. ¿A qué se debe la chispa eléctrica que se produce entre nuestros dedos y un objeto metálico?, ¿en qué condiciones se produce esta?, ¿a qué valor de tensión eléctrica puede corresponder?.

Efecto triboeléctrico.

Transferencia de electrones.

Siempre hemos estudiado que la fricción contra un tejido, de determinados materiales (plástico, vidrio, cuero), causa una transferencia de electrones de una parte a la otra, y como consecuencia de ello, la consiguiente carga eléctrica de ambos, una positiva, la que ha perdido electrones, y una negativa, la que los ha adquirido (efecto triboeléctrico). Ahora bien, bajo ciertas condiciones climáticas, por ejemplo, si el aire está seco, y por tanto es un pésimo conductor de la electricidad, ambos materiales conservan las cargas durante mucho tiempo.

Este efecto triboeléctrico que he explicado con anterioridad, se pone de manifiesto en nuestro día a día, por ejemplo, cuando caminamos sobre una alfombra o sobre una moqueta, o bien, cuando nos frotamos contra el asiento del coche para descender. Pues bien, nada más acercar los dedos a un objeto conductor de electricidad, como es la manecilla del coche, la carga que se tiene acumulada encima se precipita en la masa metálica del automóvil con una vistosa chispa. Incluso, indicar como curiosidad, el potencial eléctrico alcanzado por la persona puede ser muy elevado, hasta diez mil voltios por encima de la tensión del suelo. No obstante, las condiciones climáticas tienen mucho que ver y es que si el aire es muy seco, si el coche se para después de haber estado en funcionamiento, es muy común  un efecto del todo complementario. Pero también puede suceder que quien se cargue como consecuencia de la fricción del barniz con el aire sea la carrocería del automóvil, aislada del suelo a causa de los neumáticos. Al poner pie a tierra, el pasajero abre una vía de descarga, y entre sus dedos y la manecilla salta una larga chispa.

Curioso y, a la vez, molesto efecto que a todos en alguna que otra ocasión nos ha jugado una mala pasada, ¿verdad?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s