No todo es leyenda.

La historia está repleta de mitos, leyendas y otras tantas que, aún pareciendolo, no lo son tanto. Estas pequeñas curiosidades de la historia nos la proporcionan nuestros abuelos, la cual pasa de padres a hijos hasta llegar a nosotros y por ello, hoy me he planteado un por qué.

¿Te has preguntado en alguna ocasión, el por qué de la tradición tan arraigada en Semana Santa de indultar, el Viernes Santo de la Cruz, un preso?. Para pedir de boca, comentar que su origen está lleno de bastante historia y de las documentadas, pues en muchas ocasiones oímos campanas sin saber muy bien de que va.

"El Rico" instantes antes de llevarse a cabo la tradicional liberación del preso.

Nuestro Padre Jesús “El Rico” instantes antes de llevarse a cabo la tradicional liberación del preso.

Indicar que aunque diversos juristas remontan dicha medida al reinado de Juan II de Castilla, quien allá por el 1447 promulgó la Ley del Perdón del Viernes Santo de la Cruz, en virtud de la cual se daría libertad a un reo de la cárcel cada año con motivo de la Pasión de Jesús de Nazaret, no fue hasta el reinado de Carlos III cuando se institucionalizarían los perdones gubernamentales de Semana Santa.

La historia es curiosa y esta data de 1759, en la ciudad de Málaga, cuando una grave epidemia de peste asoló dicha ciudad y debido a ello, las autoridades decretaron la suspensión de las procesiones. Aún así, los presos de la Prisión Provincial, situada esta en antaño en la llamada Plaza de las Cuatro Calles, la cual es hoy día la céntrica Plaza de la Constitución, pidieron que les fuese concedido el permiso para procesionar a Jesús “El Rico”, de la que eran fervientes devotos, pero dicho permiso les fue denegado por el alcaide. La negación provocó un motín y llegada la noche del Miércoles Santo, escaparon de la cárcel y fueron a por El Nazareno al Convento de San Francisco.

Lo sorprendente vino después y es que los presos, tras portar la imagen religiosa por las calles de Málaga, volvieron a la cárcel y de forma milagrosa desapareció la epidemia. Dicha procesión, según los historiadores, indican fue la más larga de la ciudad. El rey Carlos III quedó conmovido por dicho suceso y por ello, concedió una pragmática real que recogió el privilegio de indultar un preso antes de cada Semana Santa.

La historia, más si cabe, está llena de curiosidades y cada una lleva impresa su por qué.

Anuncios

2 pensamientos en “No todo es leyenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s