El ladrón de calor.

Cuan sabios son nuestros mayores, pues aún sin disponer de frigorífico, siempre han tenido el agua fresca para sus largas jornadas laborales y bajo un sol de justicia.

La pregunta es bien sencilla, es decir, como la que hace todo nieto a su abuelo mientras…. ¿por qué para mantener fresca una bebida o un alimento, incluso a pleno sol, se envuelve en una tela mojada?. Puede parecer algo alocada la cuestión pero…¿y si te digo que es la base de la camtimplora con la funda de paño?.El ladrón de calor.

La explicación es bastante curiosa y es que la tela mojada está inevitablemente sujeta a continua evaporación. Y como la evaporación del agua requiere una notable absorción de calor, ¡unas 540 calorías! y como parte del calor proviene del exterior, mientras que la otra parte se extrae del espacio encerrado en la tela (la bolleta de agua, el vino, la cervecita, el bocadillo…), por ello, lo que se encuentra en él se mantiene mucho más fresco que el ambiente que lo rodea.

Ahora ya conoces el por qué todos hemos deseado beber de esa cantimplora con funda de paño, esa que tan famosa se hizo allá por la época de E.G.B.

 

Anuncios

2 pensamientos en “El ladrón de calor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s