El olor a “tierra mojada”.

¿No es cierto que algo tiene el olor a “tierra mojada”? Me refiero a ese aroma tan pero tan peculiar que inunda el aire cuando llueve y que, no sabemos cómo, tanto nos atrae. ¿Por qué ese aroma tan peculiar y atrayente?¿qué o quién lo provoca?.

¿Por qué ese aroma tan peculiar y atrayente?¿qué o quién la provoca?.

¿Por qué ese aroma tan peculiar y atrayente?¿qué o quién la provoca?.

Antes de comenzar, diré que existe un antes y un después de la lluvia. Me refiero a que tenemos dos aromas, el primero lo percibimos justo antes de que caigan las primeras gotas y el segundo, cuando llega esa primera llovizna.

Por cierto, nuestro afecto por el aroma de la lluvia está directamente relacionado con nuestro instinto de supervivencia y nuestra necesidad por el agua, por ello, ha sido imprimido en nuestro día a día como una huella del pasado.

En cuanto a los aromas y su antes y después, indicar que el primer olor es debido al ozono. Este primero es muy característico, pues es un olor metálico y que proviene de esta molécula, la cual siempre está muy presente en la atmósfera, pero que su concentración aumenta en los días de tormenta, cuando los rayos favorecen su formación. Pero, ¿cómo que podemos olerla?. El ozono tiene tres átomos de oxígeno, la cual se forma a partir de las moléculas de oxígeno presentes en el ambiente, las cuales predominan en las capas bajas de la atmósfera y cuando las descargas de los rayos inciden sobre estas, se separan y se unen entre ellos dando lugar a las moléculas de ozono, las cuales podemos oler.

En cuanto al responsable de ese agradable olor a tierra mojada percibido tras la primera llovizna, decir que es debido a una inofensiva bacteria llamada Streptomyces coelicolor. Esta bacteria es un productor de esporas y se encuentra en la mayoría de los suelos, quien produce una sustancia llamada geosmina (de origen griego y que significa “aroma de la tierra”), por lo que este peculiar olor es debido al hidratarse dicha bacteria.

Por último, indicar algunas curiosidades debidas a esta sustancia química llamada geosmina:

  • Es utilizada, tanto por insectos como camellos, como brújula para navegar las zonas secas del planeta.
  • Algunas plantas han aprendido a imitar su aroma y así poder utilizarlo como atractivo reclamo para los insectos y así poder ser polinizadas.
  • Incluso nosotros mismos, es decir, el olfato humano es tan sensible a la geosmina que puede detectar una de sus moléculas diluida en 200.000 moléculas de aire.

Como era de esperar, el ser humano está más unido a la naturaleza de lo que podemos imaginar y ahora, ¿qué brújula vas a utilizar?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s