Recuerdo mi infancia, pero mi nacimiento…

¡Qué bonito e intenso es esa fracción de tiempo en el que venimos a este mundo! y si no que se lo pregunten a cualquier padre, pues son capaces de revivirlo con todo lujo de detalles.NeurogénesisLo cierto es que existe un pequeño detalle en el que todos coincidimos, la capacidad del recuerdo, es decir, recordamos nuestra infancia, nuestra adolescencia….y también todos tenemos un instante de nuestra vida que no somos capaces de recordar, ese instante vital en el que vinimos al mundo, fracción de tiempo tan bella para nuestros padres y, sin embargo, tan poco presente en nuestra memoria. ¿A qué se debe esta falta de recuerdo?.

El nacimiento, aunque es algo bello y muy pleno en emociones, no deja de ser un instante traumático para el bebé y es que además de llorar por vez primera, también sentimos dolor, pues salimos a un mundo lleno de luz, sombras y sonidos, donde muchos de ellos, no conocemos ni podemos identificar con claridad, donde el cómo y por qué aún es bien desconocido para nosotros. ¿Por qué nadie, o casi nadie, logra recordar dicho instante vital?.

El por qué es debido a la neurogénesis neuronal, es decir, a que nuestro cerebro experimenta un gran crecimiento neuronal y además, las neuronas se van superponiendo las unas a las otras en un complicado e intenso proceso lleno de energía. Pero…¿el tener más neuronas no es sinónimo de mayor memoria?¿entonces por qué olvidamos?.

En esos primeros instantes de vida, los recuerdos no se mantienen y ello es debido a que la neurogénesis neuronal es demasiado intensa, la superposición de unas estructuras con otras hace que los recuerdos no se mantengan en el tiempo y es que aparecen nuevas neuronas. No obstante, a la edad de 5 ó 6 meses el proceso se estabiliza, continúan apareciendo nuevas neuronas, pero este ya no es tan intenso, por lo que el recuerdo ya puede perdurar.

Tras leer estas pequeñas líneas, seguro que te ha llegado algún que otro recuerdo, tales como una sensación, algún olor que te evoca al pasado e incluso una escena (tú en los brazos de tu madre, padre, abuela, abuelo,…, un beso en la frente de…). Lo cierto es que, con toda seguridad, ya por esa fecha estarías empezando a hablar y como existe una estrecha e íntima relación entre la región lingüística y la memoria, es decir, es más fácil recordar aquello que podemos explicar con palabras y de ahí que el cerebro lo organice y almacene mejor en el hipocampo (estructura asociada a la memoria).

Es muy complicado poder recordar ese preciso instante de nuestro nacimiento, pero ahí están nuestros padres para contarlo una y otra vez, hasta incluso llegar a ese instante de sonrojo cuando lo rememoran delante de la chavala o chaval que nos gusta….¿verdad?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s