Hablando de pegamento.

En multitud de ocasiones utilizamos el pegamento, pero si su función es la de pegar…¿por qué no se queda pegado en el interior del envase?. A todos nos ha pasado que tras el uso, el tapón se ha pegado a la rosca o que la parte más superficial se ha solidificado, en cambio el resto de pegamento se mantiene para poder ser utilizado, ¿por qué?.

¿Por qué no se queda pegado en el interior del envase?

¿Por qué no se queda pegado en el interior del envase?

Lo cierto es que a todos nos ha pasado y si no, espera pacientemente el momento de necesitarlo. Este será el momento en el que se complicará el hecho tan simple de desenroscar el tapón y ante la imposibilidad, nos hagamos la pregunta del ¿por qué?. Momento en el que podremos deducir que no se ha cerrado correctamente el tubo, es decir, el contacto con el aire tiene la culpa. Efectivamente, el pegamento se endurece y realiza la función de pegado cuando entra en contacto con el aire pero…., ¿por qué?.
El porqué es bien sencillo, en aquellos pegamentos disueltos en agua, como la cola, o en otros disolventes más potentes, como el pegamento Imedio, el aire permite que se evapore el agua o el agente disolvente que contienen, quedando únicamente el agente adhesivo solidificado, ejerciendo así su función. Estamos hablando de adhesivos por evaporación.
Por cierto, para evitar la molesta situación en la que el tapón se queda pegado al tubo una vez abierto, lo mejor es untar el cuello del tubo con una gota de aceite de oliva.
Otro tipo de pegamentos, como el SuperGlue, es decir, los pertenecientes a los cianocrilatos, el proceso es diferente. Este tipo de pegamentos, se endurecen y adhieren al entrar en contacto con el hidrógeno, es decir, los monómeros de cianocrilato polimerizan al hidrogenarse con el vapor de agua que contiene el aire. Pertenece a los llamados adhesivos por polimerización.
Lo más molesto de los cianocrilatos, por ejemplo, en este caso del SuperGlue, es cuando se quedan los dedos pegados y es que llega a ser bastante angustioso. Dicha situación la podemos subsanar utilizando algodón empapado en quitaesmalte de uñas y así liberar los dedos de su angustiosa prisión.
Y ahora, una pregunta…, o mejor dos. ¿Volverás a dejar que el tapón se quede pegado a las rosca del tubo?¿dejarás que tus dedos sean apresados por el SuperGlue?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s