Mi reloj tiene mal los números.

Esta semana me he dado cuenta de lo rápido que pasa el tiempo, aunque esto no siempre es así pues en determinadas ocasiones este parece detenerse, es decir, “toda la adolescencia puede concentrarse en el instante del primer beso y, sin embargo, vivimos el minuto previo a un diagnóstico como una eternidad”. No obstante, nunca nos paramos realmente a ver cómo pasa el tiempo y por ello, cuando uno se para realmente a ver el cómo pasan los segundo y con ello los minutos hasta completar las horas se da cuenta de que el reloj tiene un aparente fallo, pues el número 4, cuando sus números son con la escritura romana, no aparece de la forma correcta IV, sino como IIII. ¿Por qué, casi siempre, cuando el reloj tiene sus números con la escritura romana, el número 4 no aparece de forma correcta “IV” sino como “IIII”? ¿a qué se debe este posible fallo?.

¿Por qué, casi siempre, cuando el reloj tiene sus números con la escritura romana, el número 4 no aparece de forma correcta “IV” sino como “IIII”? ¿a qué se debe este posible fallo?.

¿Por qué, casi siempre, cuando el reloj tiene sus números con la escritura romana, el número 4 no aparece de forma correcta “IV” sino como “IIII”? ¿a qué se debe este posible fallo?.

Este aparente error tiene varias curiosidades, siendo totalmente desconocida la cierta.

La primera curiosidad indica que un relojero suizo cuando le entregó a su soberano el reloj que este le encargó, el monarca indignado al ver el número 4 como IIII y no usando el IV, hizo ejecutar al desafortunado artesano. Desde ese momento y a modo de protesta además de homenaje, todos sus colegas comenzaron a usar el IIII en vez de IV.

Otra posible explicación es que poniendo IIII, el número de símbolos sobre el reloj son: 20 símbolos I, 4 símbolos V y 4 símbolos X, los cuales son múltiplos de 4, por lo que proporciona la posibilidad a los relojeros de hacer un molde para la fabricación de cinco símbolos I, uno V y uno X con el consiguiente ahorro en la fabricación de los símbolos.

También se dice que el IV corresponde a las dos primeras letras de Júpiter (IVPITER en latín), el dios romano, su uso, por tanto, no era apropiado.

Y por último, también se dice que Luis XIV, rey de Francia, prefería IIII sobre IV, por lo que ordenó a sus relojeros que fabricaran relojes con IIII en lugar de IV, dando lugar a una costumbre que perdura.

 Seguro que a partir de ahora verás el paso del tiempo de distinta manera y …, espero que no te detengas mucho en el “IIII”.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s