¿Helado?.

Ayer, mientras mi hijo disfrutaba del último helado del verano, me pregunté eso de…¿quién fue el inventor del palito que tiene el helado?. Cierto es que puede parecer algo muy simple, pero a alguien se le ocurrió y no sé el cómo ni el porqué de tal ocurrencia.popsicle

Seguramente, en las antiguas civilizaciones habría algo parecido a lo que hoy conocemos como “polos” y ejemplo de ello son la mezcla de frutas con hielo, pinchadas en un palo, que algunas fuentes atribuyen a los babilonios e incluso a los árabes. No obstante, este invento podría parecer obra de un niño, por su simplicidad, creatividad y originalidad, ¿verdad?. Pues no te equivocas, fue Frank Epperson a su tierna edad de 11 años quien dio con dicho descubrimiento.
El descubrimiento fue debido a la casualidad y a un inocente olvido. Frank, como otro cualquier niño de su edad, se encontraba preparando su refresco preferido que consistía en mezclar agua, soda, el contenido de un sobre de sabores en polvo y removerlo todo con un palito, pero tras la preparación se le olvidó en la ventana. Esa noche, San Francisco tuvo una muy fría noche de invierno y el refresco se congeló, con el añadido de que al despertar se encontró que el palito con el que había agitado su refresco para disolver el polvo de sabores se había quedado en su bebida y que podía usarlo como soporte para no mancharse y tomar su bebida helada.

A tal descubrimiento lo llamó “Epsicle” y tanto se lo comentó a sus compañeros de clase que dicho invento alcanzó una gran popularidad entre los amigos de su colegio. Pero no fue hasta 18 años más tarde, en 1923, cuando en su puesto de venta de limonadas en el parque de atracciones de Oakland (California), recordase su pequeño invento de juventud y tras ponerlo en práctica, las posibilidades comerciales de su invento dieron fruto. Por ello, el 19 de agosto de 1924 patentó su invento con el nombre de “Popsicle” (en honor a las muchas veces que sus hijos le pedían “la paleta helada”).

Puede resultar anecdótico pero, la sencillez, la casualidad y una pequeña cantidad de inocencia son los ingredientes necesarios para pasar de la simple curiosidad a un gran descubrimiento.

¿Qué tal un polo ahora y así disfrutamos del invento?. Ah, por cierto, no olvides votar por el blog haciendo clic AQUÍ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s