El cordón y el ADN.

Por más trampas que le intentemos poner al tiempo vivido, a todos se nos va a arrugar la piel al envejecer. Y aunque para muchos las arrugas son un grado, otros lo ven como un problema e intentan por todos los medios retrasar su aparición. ¿Por qué con la edad la piel se arruga?¿por qué envejecemos?.El cordón y el ADN

Hoy,  mientras mi hijo me comentaba cuan rápido estaba creciendo, tocó mi cara y me preguntó: ¿por qué?. Se refería a las pequeñas arrugas que, poco a poco, marcan su huella alrededor de mis ojos, mi frente, mis manos,… Mientras tanto, su piel: suave, tersa, de color uniforme y sin manchas, marcan en él su juventud y el tiempo que aún le queda por disfrutar. La respuesta parece sencilla, “papá se está haciendo viejito”.., pero traté de explicarle porqué envejecemos.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su peso, aproximado, es de 5 kilogramos. Lo más interesante, de este tan peculiar órgano, es que se encuentra en permanente relación con el resto de órganos del cuerpo y es a través de el (la piel) donde nuestro cuerpo nos revela las distintas disfunciones y malestares que nos afectan, además de las emociones (nos ponemos colorados cuando sentimos vergüenza, sudamos cuando estamos nerviosos,..).

Por lo que parece, vamos a tener que ahondar más en nuestro organismo para poder explicar el porqué envejecemos y es que si la piel está en permanente relación con el resto de órganos…¿de dónde parte la orden del envejecimiento?.

Cuando hablamos del envejecimiento de nuestro organismo, no podemos pasar por alto que quienes lo desencadenan son los telómeros cortos, es decir, son la principal fuente y es que también influye la alimentación y el cómo nos hemos cuidado. ¿A qué es debido?

A medida que las células se dividen para obtener nuevas células, estas transmiten una cantidad determinada de material genético (ADN) más reducido debido a la pérdida progresiva de las estructuras protectoras del ADN, denominadas telómeros. Cuando los telómeros se acortan por debajo de una determinada longitud mínima, las células interrumpen su ciclo celular, dejando así de regenerar los tejidos y provocando el envejecimiento de todo el organismo.

Si bien, estos telómeros cortos los podemos asemejar a la protección que tienen los cordones utilizados en el calzado, pues a medida que se va deteriorando éste resulta cada vez más complicado hacer pasar el cordón por los ojales y consecuentemente, su utilidad. Por lo que trasladando esto a nuestros telómeros cortos, su acortamiento provoca una disminución de funcionalidad en la división celular y por ello, su capacidad para reparar el daño en el ADN.

Es decir, cuanto más largos sean nuestros telómeros (situados en la parte final de los cromosomas), más veces se podrán multiplicar las células, además de las células madre que regeneran los tejidos y, por tanto, el organismo podría mantener su juventud durante más tiempo.

Por cierto, a partir de ahora seguro que cuando te ates los cordones pensarás en el ADN. ¿Qué tal andas de telómeros?.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s