¿Dónde termina el viaje de un globo?.

No existe nada más maravilloso que ver la cara de tu peque cuando le compras un globo de Helio en la feria. Sus pequeños labios marcan una enorme sonrisa, pero….suelta la “cuerdecita” y la ilusión sale volando. Llega la tristeza y el llanto. No hay consuelo. Y con ello, la pregunta. ¿Papá, el globo llegará hasta la luna?.globo

La respuesta es bien simple, al igual que el globo, quieres que la imaginación de tu niño vuele y para ello, los argumentos son múltiples y variados: va a ir con las estrellas, con el sol, con la luna, volará al lado de los pájaros, subirá las montañas que el hombre aún no ha alcanzado, alguien lo cogerá desde un avión,.., pero aún así decides regalarle otro.

Lo curioso es que un globo de Helio, en condiciones óptimas, puede alcanzar hasta más de 10 kilómetros de altura, permanecer más de 24 horas en el aire y recorrer hasta 3.000 kilómetros de distancia. No obstante, los globos que venden en la feria no tan sólo están rellenos de Helio sino que también de aire y en una proporción de 30 a 70 (en porcentaje), respectivamente.

Y ahora llega lo más triste. La vida media de estos globos ronda entre las dos y cinco horas, influyendo en ello las condiciones meteorológicas y el viento. Por lo que globos que partieron de un mismo lugar pueden acabar muy distantes entre sí, e incluso, viajar juntos.

La explicación del porqué este globo vuela y pasadas entre 2-5 horas vuelve a caer, la proporciona el principio de Arquímedes. Me refiero a ese que dice: “Todo cuerpo sumergido en un fluido, experimenta un empuje vertical equivalente al peso del fluido que desaloja”. Es decir, que uno de estos globos, supongamos de un litro en proporción 30% de Helio y 70% de aire, experimenta un empuje hacia arriba igual al peso de un litro de aire (fluido que está desalojando). Y como el aire pesa, es decir, un litro de aire pesa aproximadamente 1,3 gramos, que en comparación con la mezcla de nuestro globo (aproximadamente, 0,19 gramos debido a la mezcla de Helio y aire) proporciona la condición necesaria y suficiente para que el globo ascienda.

El final es de esperar. El globo va ascendiendo y comienzan a cambiar las condiciones exteriores. El Helio empieza a escaparse por las costuras, por la parte anudada y hasta a través del propio material (el tamaño de la partícula de Helio es muy pequeña, más pequeña que la red que pueda formar el material que intenta atraparlo, el globo). Además,  a medida que asciende, el aire se va haciendo más denso, la presión ejercida varía y además, la temperatura desciende. El furtivo globo va descendiendo y termina su pequeño viaje.

Aunque el viaje haya sido de 2 ó 5 horas, ha merecido la pena dejar volar la imaginación mientras tanto. Por cierto, ¿qué estrella estará jugando ahora con mi globo?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s