¿Dónde se esconden los recuerdos?

En ocasiones, como si fuese un capricho del destino, los recuerdos se amontonan y con ellos, los buenos y malos instantes vividos. Otras, en cambio, estos parecen haber sido borrados a propósito y con ellos, también, lo que en su día fue una experiencia. No sólo desaparecen las palabras, las sensaciones o una determinada esencia, también el instante o partes de este. ¿Dónde se encuentran los recuerdos?¿por qué es tan selectiva nuestra memoria?….mapa del cerebro

La respuesta se encuentra en los tipos de memoria que existen, es decir, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. Es decir, no hay una única parte del cerebro que guarde nuestros recuerdos. ¿Dónde?.

En la corteza prefrontal es donde permanecen nuestros recuerdos más recientes, es decir, esta sería la memoria a corto plazo.

Sin embargo, es en el hipocampo donde se guardan aquellos recuerdos que pertenecerán a la memoria de largo plazo. ¿Quiere decir esto que el hipocampo es quien manda?

Dentro de los lóbulos temporales se encuentra el hipocampo, quien detecta y memoriza la nueva información. Aquí es donde podremos encontrar qué hemos desayunado esta mañana o lo qué hemos aprendido en clase hace una hora. Sin embargo, no encontraremos los primeros recuerdos.

Detrás de los ojos, debajo de las sienes, es donde se esconde nuestra memoria a corto y largo plazo, es decir, donde encontraremos los lóbulos temporales que además, también trabajan nuestro pensamiento, el aprendizaje del lenguaje y la estabilidad del humor.

¿Quién decide qué recuerdos retener y cuáles borrar?. Esto es responsabilidad de los ganglios basales, es decir, decide qué importancia tiene, y según esta, retenerla o eliminarla. Su objetivo es evitar la sobrecarga de la memoria temporal para que pueda funcionar mejor. ¿Quiere decir esto que las primeras experiencias de nuestra vida no son dignas de ser retenidas?.

Todos nuestros recuerdos comienzan a los tres o cuatro años de vida, ninguno antes. ¿Por qué?. Unos dicen que no logramos recordar las experiencias más tempranas porque los primeros recuerdos se guardan en algún lugar de la memoria no vinculada con el lenguaje, sino más bien con las imágenes y por ello, una vez consolidada la memoria relacionada al lenguaje, nos sería especialmente difícil recuperar esta información. Otros, en cambio, indican que al no tener un pleno sentido del “yo”, aspecto este que se desarrolla más o menos a partir de los tres años, nuestros recuerdos son poco nítidos y debido a ello, no somos capaces de desligarlos del ambiente y de las otras personas. Sin embargo, la última palabra la tiene el recuerdo.

No obstante, siempre pretendemos llenar los vacíos de nuestra memoria infantil con los recuerdos implantados, aquellos que hacemos nuestros a fuerza de escucharlos una y otra vez, todos ellos narrados con el gran cariño de nuestros padres.

Y a ti, ¿qué instante reviven tus recuerdos?¿algunas palabras de dolor?¿alguna esencia que hace estar presente a un ser querido?¡o una sensación de compañía que te hace fuerte! Todo está en el recuerdo, ese que se esconde tras los ojos que todo lo ven y bajo las sienes que a todo le intenta dar una razón de porqué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s