El porqué los sapos son calvos…

A mi hijo le ha dado por decir, cada vez que ve a alguien falto de pelo, que…” a ese le ha escupido un sapo, papá”. Lo curioso del asunto es que yo no le he comentado nada de tal leyenda urbana. Por cierto, ¿es cierto que si te escupe un sapo te quedas calvo?¿cuál es el origen de tal leyenda urbana?.sapo

Cierto es que está muy extendido el dicho de “si te escupe un sapo te quedas calvo”, pero esto no es cierto en absoluto. Siento echar por tierra la tan arraigada leyenda urbana, pero es así. El motivo es bien evidente, es decir, por motivos fisiológicos, y es que carecen del músculo mesomentoniano (músculo que facilita la acción de escupir). Entonces, ¿a qué es debida la creencia de que los sapos pueden escupir?.

La creencia de que los sapos escupen puede estar motivada por la forma en que termina su lengua y es que para capturar a sus presas, generalmente insectos, estos bufónidos (sapos) proyectan su lengua fuera de la boca con tal rapidez que debido al como finaliza esta podemos llegar a pensar que se trata de un escupitajo.

¿Por qué se dice que nos podemos quedar calvos?. Esta pregunta si que tiene motivos para ser formulada y es que sí poseen dicho veneno, muy irritante, el cual se encuentra almacenado en su cavidad bucal y su uso es incluso desconocido por el propio sapo. Además, dicho veneno explicaría el porqué los sapos no tienen pelo pues no son inmunes a la propia toxina que fabrica su organismo. Por cierto, esta toxina secretada por distintas glándulas de su piel, como las parótidas, cuando llega al torrente sanguíneo de su posible depredador, le produce graves trastornos en el sistema circulatorio y el sistema nervioso, es decir, es tan efectivo que la mitad de la dosis extraída a un sapo puede matar a un conejo adulto. Sin embargo, este anfibio es inofensivo para el ser humano pues carece de sistema inoculador del veneno.

No obstante, aunque he dicho que este anfibio es inofensivo para el ser humano, hay un pequeño problema y es que si la toxina entra en contacto con nuestras mucosas (nasales o lagrimales), con la boca, los labios o el tubo digestivo puede ocasionarnos graves irritaciones en dichas zonas.

Y ahora que ha caído la leyenda urbana y conoces la efectividad de su toxina, ¿te atreves a jugar con un sapo?¿le darías ese beso mágico, tan extendido en los cuentos, para ver si tras dicha apariencia se esconde un príncipe (o princesa)?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s