No son sólo sueños.

Cuando, en el día a día, nuestros sueños se ven truncados, lo único que deseamos es que llegue la noche para poder soñar y de esta manera, reorganizar aquello que nos permita luchar, al menos, un día más. Los sueños son como un cúmulo de palabras, imágenes y personajes, donde el protagonista somos nosotros, indemnes, pero perseguidos por el siguiente elemento que el cerebro tira dentro y a punto de ser golpeados por este. Y sin embargo, siempre a salvo de todo de todos los males, tanto de monstruos como de los miedos que nos persiguen. Pero, ¿sabes que los sueños tienen un porqué y que son necesarios?como-alcanzar-los-suenos-770x513-600x400

En nuestros sueños nada nos choca y todo nos parece lógico, todos los personajes son bienvenidos, salvo monstruos y demás. Nos encontramos inmersos en un mar de ideas, palabras e imágenes que parecen encajar como si de un rompecabezas se tratara, todo parece responder a un dónde, cómo, cuándo y porqué. Es cuando podemos hablar con nuestros antepasados sin la pena de su pérdida y el bloqueo que supone la impresión de verlos de nuevo. Y en cuanto al porqué de que casi nunca sentimos el pleno sueño en nuestras carnes, se debe al nivel de activación de las diferentes áreas cerebrales. Durante el sueño los lóbulos temporal y parietal son los más activos, es decir, los encargados de procesar las imágenes, lo visual, y menos las sensaciones.

No obstante, muchos intentan dar un sentido al porqué aparecen esos sueños y no otros, o bien, intentan dilucidar el sentido crítico de estos. Lo cierto es que no hay una explicación lógica para que esas imágenes aparezcan y ello es debido a que durante el sueño, no está activada la parte del cerebro que sabe qué es realidad y qué no, y por ello no nos extraña nada de lo que vemos y nos lo creemos en su todo.

Parece ser que en los sueños forman parte todos los recuerdos inmediatos y de otros que provienen de hace cinco, seis o hasta siete días, además de los que ya se encuentran en lo más profundo y doloroso de nuestra memoria. Y es que aunque las experiencias del día quedan titilando en la memoria más inmediata, intentan asentarse como recuerdos duraderos, proceso que puede llegar a tardar hasta siete días. Y…,lo curioso de necesitar este proceso y almacenamiento de experiencias, vivencias,.., cumplen la necesidad de reorganizar y poder solventar aquellas situaciones o sucesos que deseamos cambiar.., de ahí el famoso dicho de: “necesito consultarlo con la almohada”.

¿Sabes qué es lo más bonito de los sueños?, que tenemos permiso de la mente para poder caminar cogido de la mano de la locura, vivir experiencias como reales e intercambiar inquietudes con los personajes más insospechados y, todo ello, con un único fin, poder dar respuesta a aquello que tanto nos preocupa una vez comenzamos el día.

¿Lo consultamos con la almohada?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s