Las torrijas, un dulce misterio.

Todos hemos disfrutado de las torrijas que hacía nuestra abuela y aunque tanto su receta como elaboración puedan parecernos sencillas, no todas saben igual. Lo cierto es que resulta complicado describir cómo de algo tan terrenal y básico como es el pan duro, puede dar lugar a un dulce tan delicioso. Y por ello, hoy, mientras mi boca se hace agua con tan sólo pensar en las torrijas de mi abuela, me pregunto eso de…¿cuál es el origen de las torrijas?¿por qué torrijas y en estas fechas?.

Autoría de la foto “Recetas de Semana Santa”

Llega la Semana Santa y con esta, el olor a incienso. La multitud arremolinada en las esquinas y calles de dificultoso acceso, esperan el paso de la procesión. El sonido de tambores y trompetas, junto al mar de azahar, avisan de la proximidad pero…, todo empezó en la Cuaresma y esta, con la rica gastronomía en cuanto a dulces se refiere.

Durante la Cuaresma, es decir, cuarenta días antes de Semana Santa, y para compensar la abstinencia de algunos alimentos, hacen acto de presencia otros que por su poder saciante y aporte calórico ayudan a hacerlo más llevadero. Uno de estos son “las torrijas” y a pesar de que un gastrónomo romano llamado Marcus Gavius Apicius ya mencionó un dulce muy similar a estas, allá por el siglo I d.C., la autoría recae en dos monjas que hacia finales de la Edad Media, con el pan sobrante prepararon un dulce para saciar y aliviar el estómago durante el ayuno de carne impuesto durante la Cuaresma.

Hablar de torrijas (del latín “torrere” y cuyo significado es “tostar”) se asocia a tiempos difíciles y de escasez económica, donde disponer de algo tan barato y accesible como los restos del pan permitían endulzar los días, de vez en cuando, sin gastar mucho. De hecho, este dulce elaborado a base de: pan duro, huevos, azúcar, leche y acompañado de una copita de vino dulce, era muy común entre las parturientas para aliviar y favorecer su recuperación postparto a finales del siglo XVI, motivo por el cual también es conocido como “Las rebanadas de parida”.

Y una vez resuelto el misterio, tan sólo queda la pregunta de…,¿has caído en la tentación de comer torrijas?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s