¿Amor = Química?

Cuando el amor llama a nuestra puerta, es decir, cuando nos enamoramos, lo hacemos como si no existiera un mañana, sólo el hoy, y en cambio, cuando llega el desamor, es como si no hubiese existido el ayer. Cuando estamos enamorados nos sentimos excitados, llenos de energía y nuestra percepción de la vida es magnífica pero…, ¿por qué?¿existe alguna explicación a tanto sentimiento, euforia y percepción?¿tiene fecha de caducidad?.

Fotografía de Waldryano

La respuesta se encuentra en nuestro cerebro y es que, al enamorarnos, se ponen en marcha una gran cantidad de reacciones químicas…, es decir, la química es la culpable, aunque en este caso más bien sería la bioquímica. Y lo más curioso, el sentimiento de amor es adictivo, además de ser una extraordinaria sensación.

Cuando nos enamoramos se liberan grandes cantidades de dopamina, serotonina y oxitocina, motivos más que suficientes para sentirnos excitados, llenos de energía y que nuestra percepción de la vida sea magnífica…, todo ello con un fin, pues la selección natural hizo que nuestro cerebro evolucionara para maximizar la reproducción y de esta forma perpetuar la especie. Pero.., ¿qué papeles juegan la dopamina, la serotonina y la oxitocina en todo esto?.

La hormona de la confianza, la de los abrazos, es decir, la oxitocina, es la responsable de formar lazos en el enamoramiento y es ahí donde se libera la mayor cantidad de esta, además de, aunque en menor proporción, cuando nos cogen de la mano o nos abrazan. Esta hormona, liberada por el sistema límbico, actúa cambiando las conexiones de miles de millones de circuitos cerebrales y cuya respuesta visible es el sentimiento de vinculación y crecimiento emocional en la pareja.

En cuanto a la responsable del bienestar, la generadora de optimismo, del buen humor y sociabilidad, es decir, la que actúa sobre las emociones y el estado de ánimo, es la serotonina. Este neurotransmisor provoca que la persona tenga pensamientos y conductas hacia la persona amada, desencadenando estos en sentimientos fuertes  y en búsqueda de fortalecer su vínculo como pareja.

Pero…, la responsable de querer en todo momento ver, sentir y estar con el ser amado es la dopamina, la cual está asociada al sistema de recompensa y placer en nuestro cerebro, es decir, es quien nos hace adictos al amor.

¿Y dónde dejas las palmas de las manos sudorosas y el cómo nos ruborizamos cada vez que vemos a la persona que nos gusta (en las primeras etapas del enamoramiento)? Esto es debido a una buena dosis de adrenalina, concretamente de noradrenalina, responsable de que nuestro corazón lata más rápido, la presión arterial aumente y de que respiremos con pesadez.

No obstante, la química del amor viene a borbotones en sus inicios y al cabo del tiempo, los receptores neuronales se acostumbran a ese exceso de flujo químico, es decir, necesitamos más dopamina, serotonina y oxitocina motivos por los que, “química del amor” aparte,  cada día es la búsqueda y encuentro del sentimiento que te vincula a esa persona tan especial.

¿Cómo están tus niveles de dopamina, serotonina y oxitocina?.

 

Anuncios

Un pensamiento en “¿Amor = Química?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s