¡Flota!

Resulta curioso que al estudiar los estados de la materia encontremos un apartado dedicado, sólo y exclusivamente, al agua. Dicha peculiaridad reside en sus distintos estados, pues son estos los que explican el porqué de muchas curiosidades con las que convivimos a diario y sin darle a penas importancia alguna. ¿Por qué el agua es tan peculiar?¿por qué es importante que flote el hielo y en qué nos afecta?.

Fotografía de girlart39 (galería en pixabay.com)

Todo estudiante recuerda su primer contacto con la química, me refiero a la asignatura que se imparte en el colegio, y es que su estudio se hacía algo más que peculiar. Llegaba el profesor y nos decía eso de: “esta asignatura os va a proporcionar la respuesta a muchos porqués, es decir, el porqué las cosas en la naturaleza son como son y en qué nos afecta”. No obstante, siempre el primer tema era el de “El método científico” y en ese instante es cuando nos sentíamos como meros investigadores en búsqueda del porqué y acto seguido “Los estados de la materia”, para luego dedicarle un tema entero al agua y su importancia, pero…¿Por qué el agua?¿por qué resulta tan importante los estados en los que se puede encontrar esta?.

Al hablar del agua, tenemos que ver el porqué de los enlaces que se establecen en su “construcción”, es decir, el porqué de sus distintos estados y la densidad que la caracteriza. ¿Por qué?.

Antes de nada, recordemos los estados de la materia y es que  resultan más que curiosos. ¡Comencemos!. Cuando las partículas se encuentran en estado gaseoso, estas tienen mucha energía y es por lo que se establecen muy pocos enlaces entre ellas, quedando estas muy distantes y poco denso. Sin embargo, en el estado líquido la proximidad de las moléculas es mayor y los enlaces entre ellas se van formando y rompiendo continuamente, de ahí la reducida movilidad de estas con respecto al estado gaseoso. Pero cuando hablamos del estado sólido, encontramos a las moléculas unidas por enlaces fijos, reduciendo así aún más su movilidad y los espacios libres, motivo por el cual se ve aumentada su densidad.

Pero la curiosidad reside en el agua, es distinta, y es que  sus enlaces por puente de hidrógeno, lo cuales unen los átomos de hidrógeno de una molécula con el oxigeno de otra, mantienen a las moléculas de agua más separadas en el estado sólido (encontramos espacios libres) que en el líquido y de ahí su baja densidad que le permite su curiosa flotabilidad. Y…, es que si el hielo fuese más denso que el agua, las reservas acuáticas del planeta correrían un grave peligro y su congelación no permitiría gran parte de la vida que conocemos. Es decir, en el caso de que fuese más denso el hielo, este se hundiría y dejaría el agua de la superficie expuesta al frío, se congelaría y esta pasaría a depositarse en el fondo, muy lejos de los rayos solares responsables de fundirla y, además, se vería dificultada en grave medida la vida en el medio acuático.

Seguro que ahora ves en el hielo un aliado y no a un frío enemigo, ¿verdad?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s