Inventos por los que no pasa el tiempo.

Existen inventos e inventos, descubrimientos y descubrimientos…, pero hay otros que tan sólo cayeron en el olvido. ¿Sabes de qué estoy hablando?.

Imagen de la galería de imágenes de pixabay.

Ayer, mientras cruzaba la calle, observé que entre tantas señalizaciones existe una sólo y exclusivamente para los peatones, la cual deben respetar: coches, motos, bicicletas,…, es decir, “el paso de peatones”. ¿Sabrías decirme quién lo inventó?.

Lo cierto es que “el paso de peatones”, también conocido como “paso de cebra”, permite la convivencia entre tráfico y viandantes, aunque más de uno no lo respeta y tengamos un gran susto. Antes del paso de cebra tan sólo existían accidentes donde los peatones se llevaban la peor parte, motivo por el que allá en el año 79 d.C  ya intentaron ponerle remedio, es decir, ya existían los pasos de cebra y así lo pone de manifiesto los restos estudiados de la ciudad de Pompeya, pues a pesar de haber sido sepultada por la fuerza del Vesubio, sus ruinas han dejado pruebas de dicha existencia. No obstante, el olvido y el paso de la historia hicieron que el “paso de peatones” fuese redescubierto en 1949 por George Charlesworth bajo la imperiosa necesidad de disminuir los atropellos que sufrían los viandantes.

Entre el “paso de peatones” de Pompeya y el de George, existe una importante diferencia y no sólo de ingenio, sino también bastante curiosa para su funcionalidad. En el primero, ciudad de Pompeya, este consistía en grandes bloques de piedra separados los unos de los otros como si de un camino en un río se tratase y entre estos unos carriles para permitir el paso de las ruedas de los carros, teniendo estos que prestar bastante atención para no tropezar con ellos y por ello, disminuir su velocidad; mientras que, en el segundo caso, en el de George, se trata de una serie de líneas pintadas en el asfalto a las que los automóviles deben respetar y procurar preferencia al peatón. Cierto es que si utilizásemos en la actualidad el de antaño, los bajos de los coches no lo podrían soportar aunque…

En cuanto al de George, pintó líneas de colores azul y amarillo que tras un estudio, muy experimental, basado en más de mil pasos de peatones dispuestos por toda Gran Bretaña, decidieron asentar el primer “paso de cebra” oficial en Slough el 31 de octubre de 1951, tras haber estado experimentado con estos desde el año 1949.

Y una curiosidad, ¿a qué no sabes desde dónde observaban los científicos la funcionalidad de los “pasos de peatones”?. El puesto de observación lo situaron en las ventanas de los edificios más cercanos a dicho objeto de estudio, desde los cuales además de observar el cómo se comportaban los peatones también estudiaban la reacción de los conductores. ¿Cómo crees que sería, por aquel entonces, tu reacción?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s