Del bocadillo a la tapa.

Ya quedaron atrás los días de chiringuito y playa, ahora tan sólo nos queda el recuerdo de que tras cada baño refrescante, nos esperaba una tapa con su correspondiente cerveza fresca. Y es que el verano da para mucho y aún más, el recuerdo de lo que un día fue. Atrás quedaron los calurosos días, los castillos de arena, el intento de lucir un bronceado cuerpo,.., todo menos el disfrute de la típica tapa. ¿Por qué se le llama tapa?¿dónde nació y porqué?.

Autoría de galería de imágenes de pixabay

Hoy en día es muy normal eso de…., “te voy a preparar unos bocadillos para la excursión, hijo”. Y.., por cierto, la invención del bocadillo es gracias a Alfonso X de Castilla (llamado “El Sabio”) y el porqué de ello, a la orden que dio a los mesones castellanos de no servirse vino si no era acompañado de algo de comida y así evitar que el vino se subiese rápidamente a la cabeza.  Debido a ello, los mesones vieron que lo más rentable, cómodo y fácil de preparar era un pequeño bocadillo que acompañase a la bebida y así poder responder a las ordenanzas establecidas por el rey.

No obstante, no se empezaría a hablar de “tapa” hasta mayo del 1904 y además, por accidente. En dicha fecha tuvo lugar la que fue la primera visita del Rey Alfonso XIII a la ciudad de Cádiz y el motivo, conocer en primera persona el recién estrenado Hospital de Mora. Dicho hospital era uno de los mejores centros sanitarios de la época y por ello, el rey lo quiso conocer al detalle, además de aprovechar la ocasión para visitar el Casino Gaditano y la Facultad de medicina.

Durante dicha visita oficial, paró a descansar en el Ventorrillo del Chato y pidió una copa de Jerez, de repente una fuerte corriente de aire entró por la ventana y el camarero dispuso una loncha de jamón sobre el catavinos real, impidiendo así que dicha copa se llenase de arena. La pregunta fue inminente, “¿por qué una loncha de jamón sobre mi copa?” y ante, seguramente más de un titubeo, el camarero respondió eso de…”para evitar que se estropease el vino con la arena”. Por lo visto, al rey le agradó dicha idea y por ello, tras terminar su primera copa, pidió una segunda con una nueva tapa, además de seguir dicho ejemplo los miembros de la Corte que le acompañaban.

Al parecer, tras esta primera visita en 1904 le siguieron alguna que otra más, seguramente para continuar con el deleite de las tapas. Aunque, también aprovechaba la ocasión para hacerlas coincidir con sus visitas oficiales, muestra de ello es la que hizo el 1 de mayo de 1927, donde asistió a la botadura del trasatlántico “Magallanes” y es que, además,  la Reina Victoria Eugenia fue nombrada madrina.

¿Nos tomamos una tapa?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s