Un pequeño mar lleno de vida.

Ante el atisbo del menor indicio de vida, un pequeño mar comienza a surgir y con este, la protección de la vida durante nueve largos meses. El pequeño mar al que me refiero es el líquido amniótico y los largos nueve meses…, a la espera de los padres por acurrucar entre sus brazos al nuevo miembro de la familia. Muchas son las dudas (color de pelo, ojos,…) y aún más las ilusiones, pero… ¿de dónde viene el líquido amniótico?¿qué composición y utilidad tiene?

Autoría de Skitter (galería de fotos de pixabay)

La utilidad y función del líquido amniótico es más que conocida por todos, pero… ¿tan importante es? La primera que nos viene a la cabeza es la de proteger al feto en su desarrollo a lo largo de todo el embarazo, pero también es capaz de amortiguar el efecto de las contracciones y golpes, mantener constante la temperatura alrededor del feto y permitir el libre movimiento de éste durante todo su desarrollo. No obstante, dicho líquido que envuelve al feto no siempre estuvo ahí, ni tan siquiera su utilidad y funcionalidad.

El líquido amniótico comienza a aparecer una vez que el embrión ha anidado en las paredes del útero, es decir, lo que viene a ser la cuarta semana de gestación y lo que es más curioso aún, su composición no es siempre la misma. Durante el primer trimestre, se parece bastante al plasma materna (pues viene de ella y se va enriqueciendo con los alimentos ingeridos) y ya a partir de la semana diez de gestación, su composición es: de proteínas (0,25 mg/ml), carbohidratos, lípidos (0,015 mg/ml), fosfolípidos, urea y electrolitos (además de contribuir el feto con su orina). Por cierto, el grado de salinidad que presenta es muy similar a la del agua de mar.

Y…, ¿sabias que el volumen de líquido amniótico aumenta progresivamente hasta las 34 – 35 semanas?¿y si te digo que puede alcanzar un volumen comprendido entre 1L y 1,5L?

Nuestro cuerpo está compuesto de agua principalmente y por ello, es tan importante la presencia de los electrolitos en nuestro organismo y más aún, en la futura madre. Los electrolitos tienen muchas funciones  y juegan un papel muy importante en la hidratación de nuestro organismo, además de estar muy implicados en la actividad eléctrica de las células musculares y nerviosas. Su composición total ronda los 262 miliequivalntes, repartidos entre: cloro (103 mEq), reserva alcalina (18 mEq), fósforo (2 mEq), azufre (2 mEq), sodio (127 mEq), potasio (4 mEq), calcio (4 mEq) y magnesio (2 mEq).

Lo cierto es que nuestro pequeño primer mar de tan sólo un litro, resulta insignificante si lo comparamos con lo que en este se inicia, pues la vida que protege y alimenta es maravillosa. ¿Verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s