¡Cada lágrima es distinta!

En ocasiones, la alegría, el dolor o el simple recuerdo de un familiar, inunda nuestros ojos, recorre nuestro rostro y llega a la comisura de nuestros labios, como si de un tímido beso se tratase. Su sabor nos recuerda la vida, tanto las luces como sus sombras. Es decir, una simple lágrima puede decir mucho y más aún su sabor. ¿Por qué las lágrimas son saladas?¿su sabor siempre es el mismo?

eyes-795647_960_720

Autor: Dieter_G (galería de fotos de pixabay.es)

Siempre hemos oído que la sal es mala y que su ingesta, en exceso, perjudica seriamente nuestra salud, pero esta también está contenida en nuestras células y en su justa medida, contribuyen a que nuestro organismo funcione como si de una máquina de precisión se tratase. Estas sales mantienen el balance de fluidos e intervienen en el transporte tanto de nutrientes como de oxígeno por todo nuestro organismo. Pero…, ¿las lágrimas son tan sólo lagrimas?¿y si te digo que cada lágrima es distinta y que su composición también?

Las lágrimas no sólo reflejan el dolor, la tristeza, la alegría,…, es decir, las emociones, también nos protegen (forman una barrera natural ante partículas o microbios externos). Pero las lágrimas, no sólo son agua y es que, además, en su composición podemos encontrar sales de sodio y de potasio junto a otros tantos elementos en común con la sangre, los cuales marcan la diferencia entre las emociones y la protección. Una lágrima no es sólo sales y suaves antibióticos, también podemos encontrar en su composición substancias que alivian y generan la calma tan necesaria en determinadas ocasiones, es decir, actúan como un analgésico, e incluso, acompañan a las emociones más placenteras. ¿Qué marca la diferencia entre una y otra lágrima?

La diferencia entre las lágrimas protectoras y las emocionales radica en su composición, concretamente en las  proteínas y las hormonas que la componen. En las lágrimas protectoras podemos encontrar, además de agua, proteínas (tales como: mucina, lactoferrina, lipocalina,..), lípidos, enzimas (lisozima), glucosa, urea, sodio y potasio; en cambio, en las emocionales, su composición proteica es mayor y también la de determinadas hormonas, tales como la prolactina y la adrenocorticotropina. ¿Tan sólo poseen esta diferencia?

También existe otra diferencia en las lágrimas y es su cristalización, pues no en todas es la misma, difieren entre las lágrimas protectoras y las emocionales, e incluso, dentro de las lágrimas el miedo, dolor, tristeza, e incluso, la alegría, también presentan un patrón diferenciador en su cristalización. Pero.., ¿por qué son saladas?

Las concentración de sales disueltas en las lágrimas marcan el sabor, pero el porqué son saladas es tan simple como decir que al venir del plasma de la sangre estas vienen marcadas con las sales disueltas en nuestras células, es decir, aquello que da sentido a la vida.

Lo cierto es que nuestras lágrimas no son sólo emocionales, también nos protegen y además, marcan la diferencia de quién somos. No obstante, todas tienen algo en común y es que en más de una ocasión han recorrido nuestro rostro al recordar tanto los días buenos como aquellos que fueron muy duros, para desde su nacimiento en el lagrimal llegar a la comisura de nuestros labios, como de si un mar se tratase, para así, con su sabor, recordarnos no sólo los sinsabores de esta vida sino también las luces que la hacen brillar de forma única. ¿Qué lágrimas han recorrido últimamente tu rostro?  

 

Anuncios

3 pensamientos en “¡Cada lágrima es distinta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s