Ante nuestros ojos.

Cuando el sol inunda todos los rincones y los colores son los que marcan el día, no he podido hacer otra cosa que preguntarme eso de….¿cuánto de azul hay en la naturaleza? La pregunta, en realidad, me vino al ver los azulados ojos de mi hijo y acto seguido intentar encontrar dicho color más allá de estos.

Autoría. Galería de fotos de pixabay.

Alguna que otra pluma en aves, algún que otro pétalo, e incluso, alguna extraña langosta parecen ser las excepciones del azul en la naturaleza y aún así, ¿el ser humano puede tener los ojos azules?

Y si comienzo diciéndote que tras los ojos azules no se esconde el pigmento azul y que este es debido a un pequeño viaje de ondas, seguro que tu curiosidad por el porqué va a comenzar a ir en aumento. ¿Verdad?

El color azul de los ojos es debido al efecto Tyndall, fenómeno físico estudiado por el científico irlandés John Tyndall, en 1869, donde intentó explicar el cómo las partículas coloidales en una disolución o un gas son visibles cuando reflejan o refractan la luz. Pero, ¿cómo puede ocurrir esto en el ojo?

En el ojo, concretamente, en el anillo de color, es decir, el iris, está formado por dos capas: el estroma y el epitelio, las cuales, una ocupa la parte superior y la otra, se encuentra debajo. Es en el estroma donde se esconde el secreto del porqué de los ojos azules, pues en estos es una capa traslúcida y debido a una mutación genética, su pigmento es cero. Pero…,¿a qué es debido entonces el azul? Cuando la luz impacta, dispersa ondas de luz y, en este caso, el azul se dispersa más que otros colores, pues viaja con ondas más cortas y por ello, facilitan que se refleje más y así ser más visible.

Por cierto, dicho efecto Tyndall también nos puede ayudar a explicar el porqué del cielo azul y es que la luz blanca del sol, al entrar en la atmósfera terrestre, choca no solo con los gases que la componen sino que también con las partículas en suspensión, sufriendo así desviaciones, las cuales difieren para cada color (cuanto mayor sea la longitud de onda, menor es la desviación) y, por ello, debido a la menor longitud de onda, los colores que más se desvían son el violeta y el azul. De ahí el azulado cielo.

La física no es solo una asignatura que podamos encontrar tras un libro de texto y es que también se esconde en nuestro día a día, ante nuestros ojos, pues el efecto Tyndall siempre ha estado ahí. ¿Y tú, escondes el secreto del efecto Tyndall?

Anuncios

2 pensamientos en “Ante nuestros ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s