La ciencia que esconde la saliva.

Sobre la mesa ya está la comida, comenzamos con las celebraciones y disfrutamos de nuestros familiares. No obstante, en la antesala de tanto festín se encuentra el protagonista que nos juega alguna que otra mala pasada y siempre está presente, en la comida y en esos instantes de soledad mutua. ¿Cuánta saliva generamos?¿de qué está compuesta?¿esa composición es única?

Muestra epitelial de la mucosa bucal (galería de fotos de pixabay.com)

Es curioso pero alrededor de la saliva gira todo un mundo, pues no sólo es la antesala del disfrute de todos los manjares que nos podamos llevar a la boca y es que también es quien marca la diferencia en los besos, tanto los apasionados como las meras muestras de cariño.

Cuando sobre la mesa comienzan a depositarse los grandes manjares de estas fiestas, nuestra boca comienza a hacerse agua y es que antes de degustarlo, ya lo estamos haciendo con la vista. Agua, sustancias orgánicas, materias grasas, sales minerales y millones de gérmenes, bacterias y microorganismos son los culpables de dicha mala pasada, es decir, la saliva. Pero no es tanto la composición sino la cantidad y es que el caudal asciende de 0,5 ml/min en estado de reposo a 5 ml/min durante las comidas, claro está que si es tu comida favorita seguro que salimos de la escala. Haciendo cuentas, una persona con buen estado de salud, es capaz de generar entre 1 y 2 litros de saliva diarios, es decir, a los 70 años habrás producido unos 30.000 litros.

Pero la saliva también está presente en los besos y, como antes he indicado, es capaz de marcar la diferencia entre los besos apasionados y las meras muestras de cariño. Por ello, besar es un arte y del estudio de dicho arte se encarga la filematología.

Científicos del Instituto de Biología Molecular de la Universidad de Comenos en Bratislava (Eslovaquia), llegaron a la conclusión de que cuando una pareja se besa no sólo intercambia bacterias y saliva, también comparte su código genético (ADN) y este es capaz de permanecer en la boca durante, al menos,  una hora. Además, según otro estudio llevado a cabo por la Organización de Investigación de Ciencia Aplicada (TNO) de Holanda, demostraron que cuando el beso es apasionado, cada uno es capaz de transferir ochenta millones de bacterias a la boca del otro y, además, que el tipo de bacterias en la cavidad bucal en dichas parejas suele ser muy similar, debido ello al estilo de vida, dieta y hábitos de higiene bucal que son muy similares, e incluso, que cuanto más se besa una pareja, más similar es la composición microbiota de su saliva.

Besar es un deseo y por ello, hasta los científicos le han puesto nombre, filomanía. Tras un beso queremos más y más, nuestro cerebro es adicto y eso es debido a la oxitocita liberada en todos y cada uno de ellos. Pero la oxitocina no sólo está presente al besar, dicha hormona también lo está en funciones tan básicas como el enamoramieno, orgasmo, parto, el amantamiento e incluso está muy asociada con la afectividad, la ternura, el tocar,… Y es que al besarnos se activan algo más de 30 músculos faciales, de los cuales 17 está relacionados con la lengua, y se transfieren 9 mg de agua, 0,18 mg de sustancias orgánicas, 0,7 mg de materias grasas, 0,45 mg de sales minerales, millones de gérmenes, bacterias y microorganismos, además de quemar 15 cal en cada beso de unos tres minutos de duración. Y es que, además, según un estudio de la Universidad de Viena, al abrazar apasionadamente a nuestra pareja y hacer de nuestros labios uno solo, nuestras pulsaciones cardíacas suben de 60 a 130 por minuto, liberamos adrenalina y somos capaces de bajar nuestra tasa de colesterol, además de lo ya mencionado en cuanto al intercambio de bacterias y con ello reforzar nuestro sistema inmunitario.

Tras la saliva no sólo existe un mundo de manjares que degustar y besos apasionados que mostrar, también existe un mundo lleno de ciencia. ¿Te apuntas a estudiar dicha ciencia día a día? Estamos en Navidades y por ello, además de compartir grandes momentos con nuestros familiares, hijos y pareja, es momento de compartir nuestros besos y abrazos. Recuerda que, entre otras cosas, nuestros besos comparten algo más que un efímero instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s