¡Ese no soy yo!

Queda como testigo en las grabaciones y cada vez que la escuchamos es diferente, más que nada dependiendo de quien en ese momento lo haga. Lo cierto es que parece jugar con nosotros y a pesar de ello nos seguimos asombrando de nuestra voz, pero ¡ese no soy yo! ¿a quién estoy escuchando? ¿por qué nuestra voz suena diferente en una grabación?

Imagen del “Centro auditivo Liceo”

Todo depende del camino que haya escogido nuestra voz en ese momento, llegando incluso a no reconocerla y siempre para terminar en el mismo lugar, es decir, en la cóclea. ¿Caminos? ¿cuáles son las opciones y por qué?

Lo que nosotros consideramos nuestra voz normal es aquella en la que el sonido viaja desde nuestras cuerdas vocales hasta la cóclea, donde las propiedades mecánicas de nuestra masa ósea potencian las vibraciones de baja frecuencia y los tonos más graves. No obstante, existe otro camino que puede ser escogido y me refiero al aéreo, en el cual este es conducido a través del canal auditivo externo, tímpano, oído medio y finaliza en la cóclea, donde se encuentra con una espiral llena de líquido y de ahí que esta nos suene diferente. Cuando escuchamos la grabación de nuestra voz, es este segundo camino, es decir, se elimina el camino óseo y tan sólo oímos el transmitido por el aire. No obstante, cuando hablamos, la voz que oímos es la combinación de ambos caminos.

La naturaleza del ser humano es extraordinaria, tanto que hasta las anomalías pueden resultar curiosas y es que algunas personas, debido a anomalías del oído interno, son capaces de intensificar de manera extraordinaria la sensibilidad del camino interno, es decir, son capaces de oír su propia respiración, e incluso, el movimiento de sus ojos. Esta anomalía puede resultarnos algo extraordinaria, pero seguro que para quien la padece no lo sea tanto. No obstante, tal y como he dicho antes, la naturaleza del ser humano es extraordinaria y para todo tiene su porqué, aunque este nos pueda parecer una locura.

Seguro que, aún habiendo leído esta entrada te seguirás extrañando de tu voz en una grabación y al mismo tiempo, te maravillarás de hasta lo rara que nos puede sonar pero¿te agobiaría tener la anomalía de poder oír tu respiración o el movimiento de tus ojos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s