¡El valor de la sal!

Hoy, mientras observaba una de las obras maestras de Leonardo da Vinci, la Última Cena, y pese a los múltiples cambios de su composición, Judas sostiene en su mano una bolsa y no un cuchillo y lo que derrama con el brazo no es un vaso sino un salero. Era inevitable preguntármelo, ¿puede ser este el origen de la superstición cuando, por un casual, derramamos la sal?.

Copia de Giacomo Raffaelli del mosaico de "La Última Cena" de Leonardo Da Vinci.

Copia de Giacomo Raffaelli del mosaico de “La Última Cena” de Leonardo Da Vinci.

Sigue leyendo

Anuncios